domingo, 26 de septiembre de 2010

Turismo rural crece en Nicaragua

Por Rosa Fuertes T.
En cinco por ciento ha aumentado el turismo rural comunitario en el país centroamericano en los primeros seis meses del 2010, de acuerdo con la organización nicaragüense Red de Turismo Rural Comunitario (RENITURAL).
Según la información publicada en agosto en el Diario La Prensa, la comparación se hizo en relación con el año anterior tomando en cuenta a los visitantes de las Fincas Agroturísticas de Nicaragua.
Hasta julio de este año llegaron 67 mil doscientos turistas a las distintas iniciativas turísticas rurales; cinco mil 875 turistas más que el año anterior procedentes principalmente de Europa y Norteamérica.

La organización considera que el turismo rural puede convertirse en una las principales actividades económicas del país.

Según Renitural, el proyecto Fincas Agroturísticas de Nicaragua, es una iniciativa público-privada que abarca 90 fincas. Estiman que el proyecto generará 540 empleos directos y mil 80 indirectos en 30 municipios del país. Actualmente el turismo rural emplea a mil 800 personas de forma permanente y hasta cuatro mil 966 en temporada alta.

El proyecto involucra a:

Renitural
Federación Nacional de Cooperativas de Nicaragua (Fenacoop)
Federación de Cooperativas Agroindustriales de Nicaragua (Feniagro)
Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) Cooperación Suiza.

Ejemplo de turismo rural que sobresale en Nicaragua

Por Rosa Fuertes T.

Calle de Moyogalpa, Ometepe.
La práctica de turismo rural desarrolladas en la Isla de Ometepe es uno de los ejemplos representativos en el país por fomentar el turismo ambiental, vinculado al turismo rural comunitario y familiar.

En la isla hay 15 fincas que se incluyen en la categoría de Fincas verdes. Entre ellas se encuentran La Florida, ubicada a siete kilómetros de la cabecera departamental Moyogalpala y Samaria que está cinco kilómetros de acuerdo con el artículo Más turismo verde en Ometepe, publicado en Agosto por el Nuevo Diario.
  
Uno de los sitios más populares de Ometepe es la finca Ojo de agua, que tiene la particularidad de contar con aguas termales frías. En todas las fincas se puede apreciar su fauna y flora, participar en el ordeño de vacas o elaboración de quesos. También es posible disfrutar de las hermosas playas de la isla en donde están ubicadas algunas de las fincas.

El turismo rural aporta al desarrollo de las familias productoras. La investigación hecha por el Instituto de Investigación y Desarrollo (Nitlapan) Turismo rural comunitario, como alternativa de reducción de la pobreza rural en Centroamérica indica que hay una relación directa entre el fomento del turismo rural y la disminución de la pobreza.

La investigación señala que las actividades turísticas desarrolladas en las zonas rurales ha impulsado la creación de diversos tipos de empleo. Asimismo incentivan la coordinación entre las personas que integran la comunidad, en la distribución de las tareas de cara a la actividad turística y para obtener ingresos adicionales a lo generado por la actividad productiva local.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario